LAS VELAS
SU FUERZA Y LO QUE NOS CUENTAN

Siempre que encendemos una vela tratamos de conseguir nuestros propósitos, deseamos a través de ellas, llegar a nuestras personas queridas, tratar de solucionar algún problema personal, emocional o mental, queremos llegar a través de su luz al conocimiento profundo de las cosas y necesitamos tratar de descifrar que es lo que nos están transmitiendo, sino difícilmente sabemos interpretarlas

La dificultad reside en saber traducir sus mensajes con fiabilidad. Ahí esta la forma de quemarse y los restos que quedan cuando se consumen. Lo que si es real es que las energías sutiles siempre influyen y siempre, siempre, nos comunican algo.

Cuando pongamos una vela para alguna intención o vayamos a realizar un ritual con ellas, hay cosas básicas que debemos de tener en cuenta y que son muy importantes:

- Disponer de una vela de ritual, con la calidad necesaria.
- Haber escogido la vela correcta para la intención o petición que vamos a hacer.
- Tener tiempo suficiente para hacer las cosas con calma.
- Tener muy claro el desarrollo del ritual.
- Comprobar si las velas echan humo.
- Si sale ese humo, observar que clase (claro, oscuro, ondulado, su elevación etc. etc..).
- Saber el tiempo para el que están preparadas y, por tanto, que deben de durar encendidas.
- Observar si se apagan antes de tiempo.
- Cualquier otra cosa significativa que nos resulte extraño.

Hay que tener claro que cada vela, cada elemento del ritual tiene un significado y las fuerzas que se oponen o ayudan a su realización son las que influyen en el resultado final, por ejemplo si en un ritual tratamos de atraer el dinero utilizando una vela amarilla y esta se apaga antes de tiempo, independientemente de la causa, nos indica que difícilmente nuestra situación económica va a mejorar.

También los restos o residuos de los rituales con velas tienen una lectura ya que las formas de la cera derretida adopta formas aparentemente caprichosas que pueden ser leídas y entendidas, ya que es el reflejo de la lucha de energías que se ha producido durante el ritual, dándonos una clara idea de la evolución de la realidad y si realmente los objetivos del ritual se van a poder conseguir o no.

En realidad, la vela, al fundirse, lo que ha hecho, es convertirse en un reflejo del movimiento de energías y por tanto contiene mensajes de lo que va a suceder.
Las velas tienen una pequeña serie de arquetipos que suelen repetirse.

El procedimiento de los restos de las velas debe contemplar un cierto ritual consistente en los puntos enunciados a continuación:

1.- Dejar que se apaguen solas; Apaguen solas; cuanto menos residuos queden es señal de que la vela ha trabajado en el sentido deseado.
2.- Estar lo más relajado posible para que nuestra mente pueda ver las imágenes que se encuentran en la cera. es como si jugásemos al juego de ver figuras en las nubes, pero con nuestra vida privada, nuestros sentimientos mas profundos, surgen al exterior a través de esas velas y, nos dicen, seguro, algo, aunque no sepamos descifrarlo y no las entendamos, pero seguro que nos hablan de las situaciones por la que hemos preguntado o trabajado.
3.- Observar los restos de cera, sin ideas preconcebidas, sin intentar ver nada que nos interese, ni esforzarse en ver formas, hasta que surja en nuestro cerebro el sentimiento que nos dé la idea de la forma.
4- Pensar en los objetivos del ritual, concentrarnos mentalmente, hablar, orar... podemos y mucho, ayudar a que nos cuente como están las situaciones.
A continuación os facilitaré, algunos ejemplos de lo que pueden significar los restos en sus diferentes formas y que suelen ser los más comunes..., aclararos que es orientativo, ya que son muy importantes las sensaciones que nos transmita cada vela o cada ritual, y suelen ser muy personales



Se presentan en una gama de colores muy variada, que dependendiendo del signo del zodíaco al que pertenezca la persona para la que se pone, se debe de utilizar.

  • Capricornio: Vela rosa, roja y amarilla oro.
  • Acuario: Vela amarilla, marrón y azul
  • Piscis: Vela azul, verde esmeralda y roja.
  • Aries: Rosa claro, roja y blanco.
  • Tauro: Velas verde, rojas y amarillo limón.
  • Géminis: Rojo carmesí, morada y verde.
  • Cáncer: Naranja, amarillo y verde Nilo.
  • Leo: Rosa, amarillo y naranja.
  • Virgo: Rosa, morada y oro.
  • Libra: Rosa, oro y verde.
  • Escorpión: Naranja, amarillo y azul.

En los rituales con velas, para tratar de conseguir los efectos deseados las velas se queman junto con aceites para tratar de reforzar los objetivos deseados.

Meigaweb le da una relación de los nombres de estos aceites .

  • De aceite apremiante: Facilita el dominio sobre los demás.
  • De aceite bendito: Purifica una habitación.
  • De aceite conquistador: Procura buena suerte en general.
  • De aceite controlante: Es apto para manejar a los demás.
  • De aceite cruzado: Usado para lanzar maléficos sobre los enemigos.
  • De aceite de amor de azmicle: Proporciona confianza.
  • De aceite de arte negro: A propósito para lanzar maleficios.
  • De aceite de gato negro: Para romper maleficios.
  • De aceite de noche de vudú: Para atraer a los demás.
  • De aceite de sangre de dragón: Rompe los maleficios.
  • De aceite de suerte rápida: Atrae la buena suerte.
  • De aceite de todas las especies: Acrecienta el poder de la voluntad.
  • De aceite de Venus: Convierte en sensual a una persona.
  • De aceite del afortunado Juan el Conquistador: Trae buena suerte en los juegos de azar.
    De aceite de diablo: Solo para fines maléficos.
  • De aceite del dinero: Ayuda a conseguir ganancias.
  • De aceite del poder: Granjea éxito en los negocios.
  • De aceite de gusano de madera: Se utiliza para lanzar un fuerte maléfico contra alguien.
  • De aceite hi-atar: Atrae los buenos espíritus.
  • De aceite cruzado: Neutraliza los maleficios.
  • De aceite magnético: Para todo tipo de suerte.
  • De aceite de van van: Para purificar la habitación.
  • De aceite de vudú: Para bendecid la habitación
  • De aceite Yula: Se enciende solo para maleficios de muerte.
  • Alejadora: Para desembarazarse de los enemigos.
  • Cabeza de Demonio: Para romper maleficios.
  • Conquistadora de gloria: Para imponerse a los obstáculos.
  • Creciente: Para atraer a la fuerza de los espíritus.
  • De cera de pino: Para tener suerte y amor.
  • De cizaña: Para provocar desgracias.
  • De inversión: Para evitar los maleficios.
  • De polvo llameante: Para crear sentimientos de amor
  • De la rosa roja: Para atraer a un amante.
  • De los siete santos espíritus: Para atraer las fuerzas del espíritu.
  • Del resplandor de atracción: para incitar pasión.

Siempre nos preguntamos para que sirven las velas de imagen, en este apartado os aclaramos esas dudas que todos tenemos:

Velas con la forma de tres monos: Sirve para crear confusión y problemas psicológicos y mentales.

Velas con siete mechas: Para romper trabaos, hechizos maleficios conjuros etc.

Velas de siete nudos amarillas: Sirven para mejorar las operaciones relacionadas con los negocios o económicas.

Velas de siete nudos azules: Para controlar todo lo relacionado con la familia y las amistades (mejora y da paz)

Velas de siete nudos blancas: Sirven para romper conjuros , mal de ojo o trabajos realizados por anudamiento.

Velas de siete nudos moradas:
Se utilizan para mejorar la salud y detener enfermedades físicas o psíquicas.

Velas de siete nudos negras: Se usan para castigar a personas empresas o situaciones.

Velas de siete nudos rojas: Se utilizan para detener a los enemigos en cualquier situación de la vida o del día a día

Velas de siete nudos verdes: se usan para conseguir laa uniones en el amor y para mejorar las relaciones sexuales.

Velas de azufre: Se usan para limpiar lugares y despojos de malas energías.

Velas blancas: Se usan para limpiezas y altares.

Velas con forma de Buda: se utilizan para atraer la suerte, la buena fortuna y la abundancia en cualquier aspecto de la vida.

Velas con forma de calavera: Se utilizan en rituales de tipo maléficos para potenciar los efectos negativos .

Velas de cera virgen: Se utilizan en altares y rituales para protecciones personales o de lugares.

Velas en forma de cobra: Se utilizan en rituales para dominar o de dominio, tanto si son de amor, de negocios, cualquier otro que sirva conseguir poder o en cualquier otro que se quiera conseguir el control.

Velas de color azul: Se utilizan en rituales y peticiones a la Virgen de la Regla.

Velas con forma de corazón: Se utilizan para evitar que la persona que amamos no nos deje, aumentar la pasión y el fuego amoroso.

Velas en forma de cruz: Se utiliza para reforzar los altares y rituales, también se usan para mejorar la salud

Velas con forma de diablo: Se utilizan para lanzar maleficios, hechizos negativos, hacer daño o castigar a personas.

Velas con forma de figa: Se utilizan para evitar el mal de ojo y conseguir que los trabajos de brujería realizados se vuelvan contra la persona que los ha realizado.

Velas con forma humana: S utilizan en trabajos tipo budú contra persona.

Velas de flores: Se utilizan paraq rituales de limpieza y para atraer al ser deseado, también son necesarias para alejar a los espíritus negativos y rechazar la energías negativas.

Velas con forma de mano agarrando una velas: Se utilizan para aclaras situaciones complicadas.

Velas con forma de ajo macho:
SE utilizan en rituales de limpieza y para eliminar el mal de ojo.

Velas con forma de gato: se utilizan en los rituales de limpieza y para romper conjurors y maleficios.

Velas con forma de herradura: Se utilizan para quitar la mala fortuna y para atraer la buena suerte.

Celas con forma de tabaco: Se utilizan para concentrase al hacer la lectura de humo del tabaco y para reforzar los trabajos realizados con tabaco.

Velas con forma de manzana: Se utilizan para rituales de petición a Santa Bárbara (Chango)

Velas con monedas: Sirven para mejorar lo material, lo económico, y para los negocios e inversiones.

Velas con forma de naranja: Se utilizan en rituales en los que se realizan peticiones a la Virgen de la Caridad del Cobre (Ochún).

Velas con forma de novio y novia: Se utilizan para conseguir uniones matrimoniales y que estos sean felices y duraderos.

Velas de oro (Don Juan Dinero): Sirven para atraer la properidad material y economica a nivel general.

Velas con forma de pera: Se utilizan en rituales en los que se hacen peticiones a la Virgen de la Merced (Obatalá)

Velas con forma de pirámide: Se utilizan para potenciar cualquier deseo, también se utilizan en los rituales y peticiones al Santo niño de atocha (Elegua) y en ritual rituales de energetización y curación.

Velas con forma de serpiente enroscada en un árbol: Se utiliza en rituales de castigo hacia grandes empresas como bancos o multinacionales para que se caigan o se dobleguen.

Velas en forma de serpiente: Se utilizan en rituales de dominio tanto amoroso como en rituales negros.

Velas con forma de rebol:
Se utilizan para atraer la buena suerte, y conseguir fuerza de auto superación

Velas en formas de uvas: Se utilizan para atraer la abundancia en la familia y en el horar, también en los negocios.

Velas con forma de Venus: Se utilizan en rituales de amor.

Vamos a ver qué nos dicen los colores de las velas y cuál debemos elegir para los distintos usos:

Las velas verdes, que se asocian generalmente a Tauro, son muy apropiadas contra el stress de la vida cotidiana y contra la envidia. Si nos sentimos en un estado de tensión excesiva provocada por nuestras continuas actividades, podemos encender una vela verde que nos ayudará a relajarnos. También la envidia podemos combatirla con este color. Encendiendo una vela desaparecerá la tristeza y la irritación que provoca desear algo que otro posee y nosotros no.
Las velas rosas, se asocian a Libra y Capricornio. Debemos encenderlas cuando queramos que haya concordia en la familia y para aumentar el amor entre sus miembros de manera que las relaciones sean afables.

Las velas rojas, asociadas a Aries y Piscis, se utilizan para hacer crecer el amor pasional dentro de la pareja. También son útiles contra el mal de ojo puesto que eliminan los influjos maléficos de los que hayamos podido ser víctimas como consecuencia de la mirada de una persona con poder mágico.

Las velas moradas, asociadas a Géminis y Virgo, debemos encenderlas para conseguir una salud robusta, conseguir éxito en nuestros proyectos y cuando pretendamos unir a las personas o unirnos nosotros mismos a alguien.

Las velas marrones, asociadas a Acuario, podemos usarlas para conseguir estabilidad y madurez. A veces sentimos que carecemos de la capacidad intelectual y psíquica que corresponde a una persona adulta y por ello nos encontramos mal. Entonces es el momento de encender una vela marrón porque nos enseñará el camino para madurar. También debemos recurrir a ellas para obtener fertilidad, en el caso que queramos tener hijos.

Las velas naranjas, asociadas a Escorpio, son muy útiles cuando se busca trabajo o se desea mejorar en él. Nuestras actividades profesionales progresarán a mejor. También son muy eficaces para conseguir una buena comunicación con los demás. El prendido de una vela naranja permitirá que nos relacionemos mejor con alguien, expresando lo que pensamos y sentimos.

Las velas azules, asociadas a Sagitario, son las que hay que encender cuando buscamos la paz. Después de quemar una vela azul nada nos alterará ni preocupará, nuestro ánimo estará sereno y sentiremos indiferencia ante nuestras inquietudes. Nos sentiremos calmados. Este color se utiliza también para la fidelidad. Cuando queramos ser fieles o que otra persona lo sea con nosotros y que los comportamientos, propios o ajenos, se ajusten a lo prometido y se cumplan los compromisos.

Las velas amarillas se asocian a Cáncer y Leo. Si quieres obtener buenos resultados en los estudios, enciende una vela amarilla. Este color también es el adecuado cuando queremos sentirnos contentos, pues aumenta la alegría y la felicidad.

Las velas blancas se utilizan cuando esperamos conseguir una limpieza total. A veces estamos cargados de energías negativas que absorbemos del ambiente que nos rodea. Al encender una vela blanca con el propósito de limpiarnos, todo lo negativo ve va apartando y empezaremos a sentir la tranquilidad que nos trasmite esta vela.

Además de encender una vela para nosotros mismos podemos utilizarlas para ayudar a los demás. En este caso, la persona que enciende una vela para echarle una mano a alguien en algún tema determinado, trasmite su energía positiva haciendo que la otra persona mejore sensiblemente. Para llevarlo a cabo sólo tenemos que elegir una vela del color zodiacal que representa a la persona, más otra vela, de otro color, para el fin que nos hemos propuesto. Por ejemplo, si nuestro amigo es Tauro, elegimos una vela verde (que es la que le va a representar), y si el fin es que obtenga buenos resultados en los estudios, elegimos una vela amarilla. Con estas dos velas encendidas realizamos nuestro pequeño ritual. Seguramente nuestro amigo nos lo agradecerá.

Puede ocurrir que el color de vela zodiacal coincida con el color de vela que necesitamos para el fin que nos hemos propuesto, en este caso elegimos dos o más velas del mismo color. Siguiendo con el ejemplo anterior, si queremos librar a nuestro amigo Tauro del stress elegimos dos velas verdes, una que representa a la persona y otra que representa el fin. Si no conocemos el signo zodiacal de la persona para la cual realizamos el ritual, y por lo tanto no sabemos que color elegir, siempre pondremos una vela blanca para representarla, pues el blanco es el resultado de la mezcla de todos los colores.

Normalmente una vela tarda unas cuatro horas en consumirse. Si estamos en casa y no vamos a salir, podemos dejar que se consuma totalmente. Si llevamos un poco de prisa, la encendemos durante un rato y cuando vemos que empezamos a sentirnos bien, la apagamos. Lo mejor es tomarse este breve ritual con tranquilidad, tratando de concentrarse en el fin que queremos conseguir. Cuanto mejor lo hagamos, mejores resultados nos dará.

No hay que dudarlo demasiado, si tenemos un mínimo de confianza en ellas, encender la vela adecuada nos ayudará a que nuestros buenos deseos se conviertan en realidad. Acudir a la magia de las velas es un acto simple y al mismo tiempo poderoso que nos ayudará a cambiar lo que no nos gusta y a conseguir lo que esperamos. Si queremos puede ser muy sencillo: todo consiste en encender una vela. ....[

EL LENGUAJE DE LAS VELAS

Las velas tienen su propio lenguaje; nos indican innumerables cosas que pueden producirse de inmediato o a largo plazo por su forma de arder.

Cuando las velas producen chispas o humos nos están indicando que hará un tiempo húmedo.
Si la llama de una vela oscila sin haber una causa que provoque el movimiento como es el viento por ejemplo, nos está indicando que tendremos un tiempo ventoso. También puede indicar este hecho que pronto habrá un cambio en las circunstancias de nuestra vida.

Si la mecha de la vela no prende con la rapidez normal, nos está indicando que tendremos un ambiente húmedo en las próximas horas o días.

En muchas ocasiones se utilizan dos o tres velas en los rituales de magia; si una de ellas arde con llama alta y brillante nos está indicando buena suerte; si todas arden de ésta manera especial será señal de muy buenos augurios.

La llama de una vela que cae hacia abajo y se eleva repetidas veces nos está indicando un peligro.

También se indica éxito seguro cuando la punta de la mecha, de donde nace la llama, se pone brillante. Si este brillo dura mucho tiempo el éxito será prolongado, pero si se desvanece pronto será de corta duración.

Una llama que arde lentamente y es de corta altura nos indica que en nuestros proyectos actuales no habrá éxito.

Si la llama de la vela se mueve en forma de espiral o dando continuas vueltas nos está indicando que llevemos cuidado con algunas personas de nuestro alrededor porqué nos pueden traicionar.

Una llama que chisporrotea nos comunica que pronto tendremos una desilusión.

Si la llama se apaga repentinamente nos indica una pérdida.


Desde la antigüedad se ha creído siempre que la luz de las velas disipaban al hombre de la oscuridad, del frío, de las cosas que obran en la oscuridad y de los malos espíritus.
El uso de las velas requiere también nuestro esfuerzo personal, no basta con encenderlas hay que poner tanta fe como lo hacemos cuando recitamos una oración.Encender las velas debe ser el primer acto que se realice en un ritual, en un altar y lo último que se haga es apagarlas. Hay que tener mucha precaución con el fuego motivo a veces de graves incendios
en un ritual, en un altar y lo último que se haga es apagarlas. Hay que tener mucha precaución con el fuego motivo a veces de graves incendios.
La mesa del altar debe ser preferentemente de forma rectangular aunque también puede ser cuadrada. Se cubrirá con un paño de altar que se utilizará única y exclusivamente para los rituales, si es posible de seda natural.

No hay inconveniente en poner sobre el altar imágenes según la religión que se profese o por la que se tenga especial inclinación. Si se incluye alguna imagen sobre el altar, con el fin de equilibrar, debería ser preferentemente de signo contrario al del celebrante del ritual, es decir si es una mujer, la imagen de un hombre, un santo por ejemplo y viceversa, colocándolas en la parte central. El incienso se colocará también en el centro , delante de las imágenes.

Si hay posibilidad se debe destinar una habitación o estancia de la casa, única y exclusivamente para llevar a cabo los rituales mágicos.

No es recomendable hacer el ritual con la ropa de trabajo por estar ésta impregnada de tensiones y vibraciones negativas y por esta causa podrían obtenerse unos resultados contrarios al fin que se persigue. Sería conveniente utilizar ropa limpia y mucho mejor confeccionar una túnica blanca o de color azul que se utilizará únicamente para los rituales, o al menos tener la precaución de tomar un baño antes de realizar el ritual o lavarse bien las manos con abundante agua y jabón.

Los aceites aromáticos deben formar parte del ritual para crear una ambiente idóneo.

Cuando hagamos un ritual para ayudar a una o varias personas debemos utilizar el color que corresponde a cada una de las personas por las que pedimos intercesión según su signo del zodíaco; si desconocemos cual es el signo utilizaremos velas amarillas o blancas, que son neutrales, escribiendo con un objeto puntiagudo y en cada una de las velas el nombre de cada persona por la que estemos intercediendo.

Cuando nosotros iniciamos una sesión de meditación la mente se activa de una manera diferente, nuestra aura sufre un proceso de mutación.

Cuando visualizamos un determinado color, nuestro cerebro actúa para que el aura lo refleje. Es a través de ese proceso alquímico que las entidades divinas a quien están dirigidas nuestras peticiones u oraciones, captarán y entenderán nuestros pedidos. Hay que recordar que la comunicación con los seres etéreos es por medio de la energía, no es a nivel físico.

¿

QUÉ NOS DICEN LAS VELAS?

Tanto como la forma en que la vela arde, o la manera en que caen las lágrimas nos están indicando mensaje ocultos, también los restos que quedan de las velas de nuestros trabajos, nos indican mensajes astrales.

A continuación vamos a describir algunos de estos mensajes ocultos que nos son revelados por la mágia de las velas.

¿CÓMO LEER LOS RESTOS?

Cuando la vela se haya consumido y los restos se hayan solidificado, tome el plato en el que se encuentran los restos de la vela y concéntrese en su forma hasta tener en su mente la idea de un dibujo o un diseño determinado.

La cantidad de estos diseños es prácticamente ilimitada pero de alguna manera voy a tratar de clasificarla para que Ud. tenga una guía y una orientación al respecto.

NÚMEROS: cada vez que se forma un número este se debe interpretar en un sentido temporal. Rara vez podremos saber con exactitud si nos indica días, meses o años.

CORONA: apertura de nuevos encuentros afectivos, progreso laboral y reconocimientos.

CORAZÓN: vivirá un romance apasionado pero puede no ser definitivo en su vida.

CASA: ingresos económicos en el seno de la familia.

DOS SEMICÍRCULOS: los planes se concretan de a poco y con trabajo duro. Perseverancia es la formula del progreso.

GARRA O GARFIO: peligros, tendencia a la maldad y a cometer actos de injusticia.

MANOS O DEDOS: recibirá ayuda de un familiar o de un amigo cercano.

CORONA DE RAYOS: éxito profesional y progreso laboral inminente, para lo cual se recibe ayuda de gente conocida. Si bien el avance es estable, procura no contraer muchas deudas.

ROMBOS: es un buen momento en su vida, porque irradia magnetismo y simpatía, aproveche estos momentos para solidificar el futuro.

TRIÁNGULOS: cuidado, puesto que hay obstáculos en el camino.

AVES: ilusiones que sé concretan, mucha imaginación creativa, no la reprima porque puede resentir su salud.

SERPIENTE: cuídese de las traiciones y de las habladurías.

PALOMA: indica una pronta mejoría de su situación laboral.

CETRO: le aguarda un importante destino o ascenso en su carrera o un gran reconocimiento en su profesión.

HOMBRE: señala la protección de un amigo importante.

BASTÓN: ayuda y apoyo económico inesperado.

RELOJ: es la hora de tomar serias decisiones.

CABALLO: indica viaje corto, negocio favorable o trabajo agradable

ÁRBOLES: anuncia que los proyectos comienzan a tener buenas bases y sólidas raíces.

MANZANA: indica una ocasión favorable y ventajosa que es necesario aprovechar y no dejar escapar.

DRAGÓN: anuncia operaciones muy desfavorables, espere unos meses y trate nuevamente de intentar el éxito.

RATÓN: señala a personas que pretenden aprovecharse de las bondades suyas, o de la persona a quien se le encendió la vela.

MESA: anuncia una reunión de trabajo, poco clara, tenga cuidado.

GALLO: indica una traición inminente, si va a viajar postérguelo.

CANDADO: indica que la solución a sus problemas laborales está en otra ciudad o en otra actividad.

CUERNO: un viaje importante, o una compra importante.

HUEVOS: indica el éxito incierto, probable enfrentamiento con dos personas.

RAYOS: muchas habladurías y calumnias a su alrededor.

ESPADA: indica que todo éxito será a costa de su esfuerzo.

HACHA O BALANZA: problemas legales, asuntos de papeles.

ESCOBA: es el momento de limpiar su aura y su entorno de ondas negativas y personas nefastas.

CARACOL O ESTRELLA DE MAR: de las aguas revueltas si sabe aprovecharse tendrá un beneficio. Felicidad en familia

LLAVE: las puertas están abiertas, no deje pasar la oportunidad.

RUEDA DE CARRO: dificultad para progresar.

MORTERO: será necesario insistir para lograr sus fines.

ARCO Y FLECHA: aunque sus armas no son las mejores, con inteligencia puede pelear por lo que desea.

MULETA: será necesario encontrar el apoyo de amigos.

MARTILLO: es el momento de asegurar sus propósitos.

MEDIA LUNA: momentos de tristeza y lágrimas.

SOL: éxito asegurado en sus proyectos , si tienen buena base.

GUADAÑA: hay un corte inminente en sus proyectos.

TRONO: en su círculo de amistades o trabajo estará considerado de mejor manera. Nuevo trabajo con éxito seguro.

CÍRCULO CON PUNTOS: el éxito está asegurado.

SIMBOLOGÍA DE LAS LÁGRIMAS

Las gotas o lágrimas derramadas por las velas nos desvelan cómo está funcionando el ritual o petición que estamos realizando.

Lágrima a la derecha: solución positiva

Lágrima a la izquierda: solución negativa

Lágrimas con cambios de dirección: la solución no está clara, se deberá buscar más apoyos

Varias lágrimas forman una grande: cúmulo de situaciones conflictivas, se aconseja buscar apoyos. Si va después a la derecha se podrá solucionar, si va a la izquierda no.

Una lágrima grande se divide en varias direcciones: como la anterior, el problema se irá solucionando, mirar las direcciones.

Las lágrimas descienden por el centro de la vela: solución a las peticiones después del conflicto.

Las lágrimas caen hasta la base efectuando pausas: hay inconvenientes durante el proceso, falta de apoyo.

Las lágrimas bajan rápidamente hasta la base: solución rápida a los problemas.

¿QUÉ NOS DICE LA LLAMA?

Tome una vela blanca, nueva y que nunca haya sido usada (siempre en magia tendremos que tener esta mínima precaución) y la frota con un poco de aceite de lavanda desde el centro hacia la base y desde el centro hacia afuera.

Con un fósforo de madera encendido déle calor a la base de la vela y deje caer siete gotitas de cera de la misma, sobre un platito blanco, y pegue la vela.

Ahora comience a observar la vela y su movimiento teniendo en cuenta estos consejos.

Si la llama produce chispas, advierte sobre la posibilidad de un accidente en el agua.

Si la llama oscila de izquierda a derecha estará anunciando un cambio (positivo o negativo) que influirá marcadamente en la vida del consultante.

Si contrariamente se mueve de derecha a izquierda está anunciando o un casamiento o un nacimiento en la familia.

Si la llama se inclina hacia la derecha, si oscilar, esto nos indica que pronto recibiremos buenas noticias.

Si se inclina hacia la izquierda nos está advirtiendo que tenemos que ser menos impulsivos para triunfar en la vida.

Si la llama oscila en espiral anuncia que nuestros enemigos están tramando algo en nuestra contra.

Si la llama sube y baja en forma continua nos está anunciando muchos contratiempos en los negocios o en nuestra profesión.

Si la llama sube y baja pero en forma lenta nos está anunciando el acercamiento de una persona que podrá aportarnos alguna solución a un problema o un beneficio en nuestra vida.

Si la llama es muy pequeña nos está anunciando que pasaremos por duros momentos económicos.

Si en cambio la llama se eleva más de lo normal, nos está anunciando una próxima entrada de dinero en nuestros bolsillos.

Si en la mecha se forma un punto brillantísimo es señal de prosperidad a muy corto plazo y éxito en nuestros planes.

Si la llama arde y provoca humo indica conflictos en puerta y posibilidad de problemas con papeles.